jueves, 24 de febrero de 2011

Thou givest fever, when we kisseth, fever with thy flaming youth.


Hoy, fue una tarde como otra cualquiera con él, pero distinta.
Hoy, me senté encima suyo sin parar de moverme y jugué con su nariz, como siempre.
Hoy, nos comimos a besos y nos dijimos "te quiero" al oído millones de veces, como siempre.
Hoy, le hice cosquillas y fingimos enfadarnos durante unos minutos, como siempre.
Pero hoy, y solo hoy, me dibujó integrales en las piernas, mezclamos el café y el limón 
con nuestras lenguas, se apropió de mi piercing con los labios, recordamos nuestra primer cita, 
y discutimos sobre las ganas que nos teníamos...
Y todavía se pregunta que si me inspira lo suficiente.

9 comentarios:

  1. Eh eh, quien jugo con la nariz de quien?

    ResponderEliminar
  2. estos hombres... que jamás se fían de lo que les dices eh? jiji :)

    ResponderEliminar
  3. Seguro que ahora nunca más volverá a preguntarlo

    ResponderEliminar
  4. Que bueno :) me alegro mucho desde luego!

    ResponderEliminar
  5. Creo que la respuesta es clara!

    ResponderEliminar
  6. Como puedes escribir cosa tan tan tan bellas??? El amor inspira no?? _Un blog geniaal!! Continua asíi!! :D

    ResponderEliminar